martes, 6 de mayo de 2014

Caroline March - Mi alma gemela (Mo anam cara)

¿Será capaz Alicia de enfrentarse a todo por conservar al hombre al que ama de forma tan desesperada? 
Alicia tiene una vida cómoda. Demasiado cómoda, pero tampoco tiene tiempo de pensar en ello... hasta que un día aciago, en un repentino e inesperado accidente fallece su mejor amiga, dejándole como recuerdo un misterioso regalo: una promesa que debió cumplir cuando ambas tenían dieciocho años. Deberá partir rumbo a Irlanda para encontrar lo que había perdido. Pero ¿realmente había perdido algo Alicia?
Por los avatares del destino, acaba en un pequeño pueblo de las Highlands escocesas, junto al lago Ness, donde descubrirá que su vida, tal y como existía, ya apenas tiene sentido.
Y por fin encuentra lo que había perdido… A ella misma y su capacidad de amar más allá de los convencionalismos establecidos por la sociedad.





Opinión personal

Amor a primera vista...

...Y nunca mejor dicho. Os estaréis preguntando el por qué de esta afirmación. Muy sencillo, porque no es una afirmación, es un hecho y más cuando nos referimos a la historia de amor entre Alasdair y Alicia. Dos personas que supuestamente no se conocen, ni nunca se han visto, que viven: él en Escocia, ella en España, y cada uno lleva una vida completamente diferente.

Esta novela nada tiene que ver con Búscame en tus sueños. Lo único que une a las dos novelas es Escocia y esas bonitas palabras de amor que Connor y Alasdair regalan a sus mujeres.

Pero centrémonos en esta novela, que cuenta entre sus líneas con una bonita historia, muy actual, divertida y tiene, por otra parte, algo de realismo (más adelante os diré el qué). Además, como en toda buena historia de amor (o cuento) tiene que haber un hada madrina, aunque en esta ocasión podemos decir que es un duendecillo. Alasdair la describe muy bien:

-Bajita y con el pelo negro rizado, tenía los ojos verdosos y parecía un duendecillo.

Este duendecito es el núcleo y la fuerza que hace que toda esta historia gire como tiene que girar. Ella es la que provoca los cambios en Alicia. Ella es la que aclara las cosas para Alasdair. Ella es el motor y, creo que no me equivoco si afirmo, la protagonista en toda esta historia, porque sin ella nada sería posible. Me refiero a Sofía, la mejor amiga de Alicia y a la que sólo conocemos mediante flasbacks.

En cuanto a la historia todo comienza cuando Sofía “obliga” a Alicia a dar un cambio en su vida de 360º. Como buena amiga e incluso hermana, Sofia observa cosas en la vida de Alicia que le demuestran que su amiga no es feliz. Es conocedora de que su amiga no ha encontrado el amor de su vida, por ello le planea un viaje. Un viaje que no sale del todo bien... (¿o sí? Creo que eso es algo que sólo sabe la autora), ya que Alicia no irá al destino que le había buscado Sofia y así es como termina en Escocia.
Allí conocerá a una serie de personajes variopintos, como Ewan, el primo de Alasdair, las hermanas Clarkson, Aonghus y Fiona - los caseros de Alicia, o Deb, que le harán ver la vida de una forma diferente y le demostrarán que hay algo más fuera de esa vida que lleva en España. Una vida que para nada es la que había imaginado, hecho que sabe muy Sofía. Esa vida, su vida cotidiana, es el toque de realismo que tiene la novela (si quieres saber más, léela ;) ). Una vida que rompe Alasdair, que de inmediato sabrá quién es Alicia. Ella tardará unas cuantas hojas y capítulos en darse cuenta quién es él.

La pareja protagonista es entrañable e increíble. Desde el segundo 0 entre ellos saltan chispas, la atracción encuentra su máxima expresión y la tensión sexual no resuelta estalla cuando están cerca e uno del otro. Conozcamos un poco más a estos dos personajes:

Alasdair o el Dragón Rojo. Es pelirrojo, de ese tipo de pelirrojos que dan mala suerte. Es alto, atractivo y sexy, además de tierno, paciente, romántico hasta el tuétano, y un sin fin de adjetivos más. Tiene unos ojos claros que enamoran y una sonrisa de infarto. Tiene su propio negocio, pero con Ewan tiene un bar. Alasdair está muy marcado por una historia que pasó hace bastante tiempo, pero de la cual no se ha olvidado. Es un hombre seguro de sí mismo, nunca dará un paso en falso, pero lo peor que puede hacer es pedirle a Ewan uno de sus sabios consejos.

Alicia es Aileas (una de las palabras gaélicas que utiliza Alasdair para referirse a ella). Es una mujer que cree que es feliz con la vida que lleva, pero es consciente, por una parte, que se engaña así misma. Está casada, lleva una vida normal hasta que Sofía decide que debe viajar, a partir de ahí su historia se complica con Carlos, su marido, del que podemos decir que tiene una doble cara. Pero es Escocia la que le hará ver a Alicia que la vida es algo más a la que tiene en España y que solo ella podrá cambiar. Y lo hará por que tomará la decisión acertada.

Ellos dos son la “guinda del pastel” de una historia amor de las verdad. Una historia actual, fresca, divertida, con sus altibajos, con sus luces y sus sombras, con “enemigos” al acecho y romántica, muy romántica. Donde el amor guía a los dos protagonistas hasta entrelazar sus vidas.

Nota 10/10

2 comentarios:

  1. Buenísima tu reseña,me encantó este libro!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias ,gracias !!! la verdad que cuando estoy bloqueada y no se que leer aqui encuentro la reseña ,tu opinión personal ,la nota que le das y siempre me dejas sorprendida ,pues nada que me ha encantado la historia de este libro y de otros que has recomendado .MUCHAS GRACIAS POR ESTAR AHÍ !!!!

    ResponderEliminar